Miércoles de Ceniza

Miércoles de Ceniza

Próximos a iniciar la cuaresma, camino de preparación, meditación y espera que nos conduce hacia la resurrección, es importante entender el sentido de lo que hacemos desde la fe. Y debemos recalcar el significado de este día, que nos marca en inicio de un tiempo especial para todos.

Posiblemente este día sea uno de los que los fieles católicos reconocen más, aunque no todos entienden el sentido. Se piensa que ir a la Misa, y recibir la imposición de ceniza es un acto de perdón de pecados. La mayoría de nosotros nos envolvemos en un sentimentalismo, que lleno con cantos, meditaciones y reflexiones no hacen pensar en nuestra situación de pecadores. Esto está bien, cuando nos lleva al arrepentimiento y por lo tanto a la reconciliación con Dios. Pero si no nos lleva a reconocerlo y no nos lleva a unirnos con El, se queda en una tradición que no tiene mayor sentido. La misa de este miércoles no es de precepto, es decir que, no es obligatoria, no tanto como la de los domingos y las solemnidades que la Santa Madre Iglesia nos prescribe. ¿Cómo pues, nuestros templos se llenan de personas para este día? ¿Quién nos obliga o manda?, más bien, es un deseo ineludible que nace de nosotros mismos, que como pecadores y por la misma conciencia que Dios nos ha dado, descubrimos nuestra condición y la aceptamos, y en silencio acudimos a la imposición de la Ceniza. Pero, ¿Qué simboliza la ceniza para nosotros?

Antiguamente se decía: “Acuérdate de que eres polvo y al polvo has de volver”. Recordándonos nuestra condición de humanos, que llenos de humildad regresamos a quien nos creó. Pero, este sentido se ha perdido, más bien nos hace saber que después de todo vamos a morir, y que posiblemente nada más. Ahora las palabras son “Arrepiéntete y cree en el Evangelio”. Invitándonos a dejar atrás lo que hemos hecho, y pedir perdón y a creer en Jesús, único camino para llegar al Padre. La Iglesia nos invita a una conversión, y no a un simple arrepentimiento.

Esta es la diferencia entre “ir a recibir la ceniza” y “creer en el Evangelio”. Creer en Jesús y volverse a Él, no es cuestión de un día, de un momento, es cuestión una vida. La ceniza pues, no es algo mágico, es un símbolo, y como tal nos representa algo, ese algo debe hacerse vida en nosotros. Debe significar para nosotros que dejamos lo pasado, que morimos para el pecado y que contemplaremos a Jesús, que aprenderemos de Él, y sobre todo que nuestra fe será más fuerte. Significa entregarle el corazón, nuestra vida entera y hacerlo Señor y dueño de ésta. Este es el significado: el inicio para poder llegar a Dios, a través del misterio de Salvación en Jesús.

Que este miércoles, cuando nos acerquemos a recibir la imposición de ceniza, recapacitemos consiente y eficazmente acerca de lo que es para nuestras vidas, y que entendamos que este signo debe culminar con la Resurrección del Señor, misma que nos participa a todos nosotros en la vida nueva que Él nos regala.

Anuncios

Acerca de ED

www.EternaDevocion.com Actividades de Fe Católica en Antigua Guatemala

Publicado el 23 febrero 2009 en Reflexiones. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: