La Oración

La Oración
“La oración es la elevación del alma a Dios o la petición a Dios de bienes convenientes…”
Cuando oramos entonces, pedimos a Dios, pero ¿solamente pedimos?, ¿esa es la única razón por la cual oramos a Dios? Es necesario aprender que la oración no es sólo una petición. La oración debe ser una necesidad para todos nosotros. Jesús mismo nos enseña a orar, con su ejemplo y con sus palabras. Él oraba al Padre siempre, lo hizo por los apóstoles y lo hizo por cada uno de nosotros (Juan 17, 20).
La oración es el alimento de nuestra alma, que nos acerca cada vez más a Dios. Santos y Santas han encontrado en ella una fuente de fortaleza.
Hay entonces varias formas de orar: Bendición y adoración, Petición, de Intercesión, de acción de Gracias, de alabanza.
Cada una es diferente y es necesaria para nosotros, no sólo se trata de pedir a Dios, sino de reconocer su grandeza, de alabarle y de agradecerlo por todo lo que hace en nuestras vidas. Una oración que solamente es para pedir no nos permitirá entrar directamente en comunicación con Él, ni abrir nuestro corazón y mente a su grandeza y sobre todo a escuchar lo que él nos dice.
Aprendamos a escuchar también a través de la oración, pues así estaremos en comunión con Dios.

Anuncios

Acerca de ED

www.EternaDevocion.com Actividades de Fe Católica en Antigua Guatemala

Publicado el 2 abril 2009 en Reflexiones. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: